Yanina Kosciak

Me llamo Yanina Kosciak, soy de Sáenz Peña, Chaco. Tengo 29 años, soy Técnica en Comunicación Socia y actualmente curso la Licenciatura en Periodismo. Me apasiona el periodismo radial, amo viajar, y me considero una mujer muy soñadora.

Es un proyecto de la Iglesia Evangélica Congregacional

El edificio Casa de Paz que se construye en Villa Ángela tendrá capacidad para albergar a 55 personas que incluirá tanto a mujeres víctimas de violencia de género, como a sus hijos menores de edad. El mismo contará con comedor diario gratuito, habitaciones de primer nivel con baño privado, entre otros beneficios. Se trabajará en conjunto con la justicia, y con el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia. El objetivo es sumar alternativas, entre estas: emprendimientos laborales para que las mujeres que lo necesiten puedan tener una independencia económica.

Villa Ángela es la tercera ciudad del Chaco en proporción demográfica. Allí la Justicia recibe alrededor de siete casos diarios por violencia de género, las mujeres se acercan hasta la Comisaría más cercana efectúan la correspondiente denuncia que después pasa a manos de la justicia. Pero hasta tanto se resuelva la situación, ellas, las victimas deben volver a su casa. Donde justamente se produce el hecho violento y nunca hay paz.

Este conflicto interminable motivó a una iglesia evangélica de Villa Ángela a hacer algo más de lo que habitualmente hacen por la sociedad, y es así que decidieron construir un edificio denominado ni más ni menos que Casa de Paz. Al respecto, el pastor Manuel Zavala explicó que avanza la construcción del edificio que refugiará a mujeres víctimas de violencia de género. La obra se lleva a cabo mediante la colaboración de los miembros de la Iglesia que pastorea como así también de empresarios de la localidad villangelense que decidieron sumarse al proyecto.

Zavala dijo que entendieron que “el primer limitante para que la mujer deje de sufrir violencia por parte de un hombre – que en la mayoría de los casos suele ser su pareja – es que no tienen adonde ir”. En este sentido, explicó que “las mujeres realizan la denuncia en la Comisaría más cercana, pero después no saben qué pasos seguir, porque no tienen un refugio adonde recurrir”.

Un espacio de verdadera contención

Ante este panorama, el pastor expuso que junto a su congregación decidieron construir un edificio que tendrá capacidad para 55 personas, incluyendo tanto a mujeres como a sus hijos menores de edad, en los casos que sea necesario. “Este será un lugar que contará con todos los servicios, que incluye comedor gratuito diario, salas de recreación para las mamás y sus niños, habitaciones de primer nivel con baños privados, asesoría legal y acompañamiento psicológico, entre otros espacios”, explicó. Todos los servicios serán gratuitos y estarán a disposición de las mujeres hasta que la justicia así lo determine, ya que se trabajará de manera conjunta con el Poder Judicial y con la UPI (Unidad de Protección Integral).

El pastor manifestó que es consciente de que el desafío que tomaron es muy grande, pero entiende que “fue Dios quien los llamó a llevar adelante esta obra”. Para lo cual las personas que concurren a la Iglesia se están capacitando en distintas disciplinas, además de participar permanentemente en talleres específicos sobre cómo tratar a la víctima de violencia de género. “Hemos tomado este trabajo con mucho amor y con mucha responsabilidad”, ratificó.

El objetivo final de este proyecto es lograr que las mujeres puedan ser insertadas nuevamente al sistema, totalmente sanas e independientes. Es por eso que se buscará sumar emprendimientos laborales para que las mujeres que no tienen un sostén económico puedan aprender un oficio para valerse económicamente por sí mismas.

 

Convenio con la Provincia, y a la espera de Nación

La institución ha logrado un convenio con el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia del Chaco, a través del cual el Gobierno se comprometió a ocuparse de los sueldos del personal que se desempeñará en este lugar.

Además se gestiona la posibilidad de contar con subsidios por parte del Gobierno Nacional para avanzar lo más rápido posible con este ambicioso proyecto.

Hasta el momento el desarrollo de la obra se está llevando a cabo con fondos propios de personas integrantes de la Iglesia, ciudadanos anónimos y empresarios de la localidad de Villa Ángela que se sumaron a esta iniciativa. En este sentido, el pastor Zavala aclaró que “el proyecto de Casa de Paz no depende de alguien en particular. Dependerá el ritmo de avance si recibimos ayuda o no, pero la obra se llevará a cabo de todas maneras”, enfatizó.

Cabe recordar que el lanzamiento formal se llevó a cabo a fines del año pasado, más precisamente el 25 de Noviembre, donde se contó con la presencia de autoridades Nacionales, Provinciales y Municipales así como interesados y colaboradores del proyecto.

Motivación congregacional

La motivación principal para tomar la decisión de comenzar con este proyecto fue la estadística de casos judiciales diarios por violencia de género que hay en Villa Ángela, que en la actualidad llega a siete.

“Ante esta situación desde la Iglesia nos propusimos hacer algo más, aparte de orar por ellos, y es así que surgió el objetivo de construir un refugio, una Casa de Paz para estas mujeres y su entorno familiar, víctima de la violencia de género”, concluyó el pastor.

COMPARTIR
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *